Conciertos #VioletaParra Sinfónica llegarán a seis comunas de la Región de #Valparaíso

En el Liceo Matilde Brandau de Ross de Valparaíso se realizó el lanzamiento del ciclo que organiza el Consejo Regional de Cultura y la Fundación Violeta Parra, y que estará a cargo de la Orquesta Juvenil Cormuval. Este sábado 26 de agosto, se realizará el primer concierto en el Liceo Guillermo Gronemeyer de Quilpué, a las 19 horas.

Con una presentación sinfónica del tema “Pupila de águila” en el Liceo Matilde Brandau de Ross, la Orquesta Infantil y Juvenil de la Corporación Municipal de Valparaíso (Cormuval) realizó el lanzamiento del ciclo de conciertos “Violeta Parra Sinfónica”, que recorrerá seis comunas de la región, y es organizado por el Consejo Regional de la Cultura y las Artes junto a la Fundación Violeta Parra y la Corporación Municipal de Valparaíso, como parte de las actividades programadas para celebrar los 100 años del natalicio de la destacada cantautora nacional.

La itinerancia musical incluye 13 adaptaciones sinfónicas realizadas especialmente para estos conciertos por el músico y compositor Francisco Villalobos Danessi, director de la Orquesta Cormuval, que serán interpretadas por un total de 50 jóvenes músicos con distintas habilidades en violines, violoncelos, violas, flautas, bronces, contrabajos y percusión. El repertorio contempla las canciones: “El Pueblo”, “Volver a los 17”, “Santiago, penando estás”, “El Guillatún”, “Versos por despedida a Gabriela”, “Run-Run se fue pa’l norte”, “El Gavilán”, “Paloma ausente”, “Qué dirá el Santo Padre”, “Qué he sacado con quererte”, “Arauco tiene una pena”, “Pupila de águila” y “Maldigo del alto cielo”.

El ciclo de conciertos será con entrada liberada, siempre a las 19:00 horas, y comenzará este sábado 26 de agosto en el Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué. El 2 de septiembre se presentarán en el Teatro Municipal de Cabildo; el sábado 23 de septiembre será el turno de Valparaíso con un concierto en el Parque Cultural de Valparaíso; el 30 de septiembre la orquesta se presentará en el Centro Cultural San Antonio; en tanto, el miércoles 4 de octubre habrá un concierto el día de cumpleaños de Violeta Parra en el Teatro del Liceo Roberto Humeres de San Felipe. La itinerancia finalizará con una presentación el sábado 28 de octubre en la Parroquia San Martín de Tours de Quillota.

La directora regional del Consejo de la Cultura y las Artes, Nélida Pozo, señaló que “tuvimos el privilegio de disfrutar un avance de lo que va a ser este ciclo de Violeta Parra Sinfónica por la Región de Valparaíso. Hemos pedido a la Orquesta Cormuval que preparen este concierto que se presentará en seis comunas de la región. Estamos muy contentos, y esta es una más de las celebraciones que vamos a tener para celebrar los 100 años de Violeta Parra. Violeta Parra es una de las artistas populares más trascendentales de la cultura chilena y queremos celebrarla así, con nuestros talentos jóvenes y en toda la región”.

Por su parte, Marcelo Garrido, gerente de Cormuval, indicó que “esto es un trabajo hermoso de diez meses que tiene ahora sus frutos, y surge a partir de una iniciativa de Francisco Villalobos que venía desarrollando hace un tiempo, y que nos suma como corporación con uno de nuestros tesoros que es la orquesta juvenil”.

El director de la Orquesta Cormuval, Francisco Villalobos, explicó que “yo seleccioné las canciones de Violeta Parra que adapté para formato sinfónico (…). La orquesta es el resultado del conservatorio de la Corporación Municipal de Valparaíso que tiene cerca de 150 alumnos, y los que serán parte de Violeta Parra Sinfónica son los alumnos más avanzados y destacados que conforman la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Cormuval”.

Scarlett Arias, una de las jóvenes músicos, valoró la oportunidad de participar en este ciclo de conciertos, “encuentro que es muy bueno rescatar cosas folclóricas y especialmente de Violeta Parra, que es muy buena artista en todos los sentidos, creo que es una muy buena experiencia para nosotros, especialmente porque somos jóvenes y tenemos mucho tiempo para seguir tocando cosas así”.

El ciclo de conciertos “Violeta Parra Sinfónica” considera además la presencia dos cantantes femeninas Alejandra Bermúdez, que fue vocalista del grupo Azules Encontrados, y Marcelle Orellana, del grupo Aniceto; el guitarrista Luis Castro Donoso (intérprete estable en la agrupación Trío Giuliani y el Dúo Divertimento); en la percusión Rodrigo Benítez (que ha participado en Azules Encontrados y La Bandalismo, entre otros grupos); y Felipe Robles como concertino (intérprete superior en violín y ex alumno del Conservatorio Cormuval).

Chile Celebra a Violeta Parra 2017

“Violeta Parra Sinfónica” forma parte del programa Chile Celebra a Violeta Parra 2017 del Consejo de la Cultura y las Artes, al igual que el proyecto “Mil Cantoras para Violeta”, que se realizará la primera semana de octubre en Plaza Sotomayor de Valparaíso, y que consistirá en la presentación de un concierto que convocará a habitantes de la ciudad quienes cantarán un repertorio de canciones de Violeta Parra.

Más información de las celebraciones del centenario de Violeta Parra en www.violetaparra100.cl

 

EN ESTA SECCIÓN

ELIGEN OBRA DE ARTE PARA INSTALAR EN SITIOS DE PRISIÓN POLÍTICA Y TORTURA DE VALPARAÍSO

El certamen fue una iniciativa que busca el fortalecimiento de la memoria mediante la conmemoración, difusión y respeto a los Derechos Humanos.

El ganador del concurso fue el artista visual porteño Leandro Silva,  con la obra “Enredadera de la Memoria”.

En el Parque Cultural de Valparaíso se reunió la Comisión que dirimió la obra de arte ganadora que será instalada en tres sitios de memoria de la quinta región con la finalidad de fortalecer la difusión y respeto de los Derechos Humanos y, por sobre todo, visibilizar sitios de prisión política y tortura de la región que no fueron conocidos por la población como tales.

Isla Riesco en Colliguay, Las Coimas en San Felipe y el Liceo Nº 2 de Niñas de Valparaíso, fueron los sitios escogidos para comenzar este proceso entre los más de 50 lugares que existieron en la quinta región en donde se violaron los derechos humanos en dictadura.

Hasta el día 28 de abril se extendió el plazo de la convocatoria para el Concurso de Arte, Memoria y Derechos Humanos “Ruta de la Memoria: Memoriales para la región de Valparaíso” instancia organizada en conjunto por la Mesa de Memoria, Derechos Humanos y Cultura de la Región de Valparaíso; el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes; la Universidad de Playa Ancha y el Parque Cultural de Valparaíso y que llamó a artistas para que presentarán obras de arte e instalarlas en los tres sitios de prisión política y tortura de la región de Valparaíso seleccionados.

Esta iniciativa nace al alero de la Mesa de Cultura, Memoria y Derechos Humanos que creó el Consejo de la Cultura en el año 2014 y que busca visibilizar estos espacios que hay en la región con obras de arte que indiquen que por ahí pasaron personas que fueron víctimas de la violación a los derechos humanos durante la dictadura militar.

En este sentido, la máxima autoridad regional de cultura; Nélida Pozo, subrayó que  ““fue una revisión de cada uno de los trabajos, tanto de la materialidad como de la propuesta estética, de la fundamentación, del contenido y, por supuesto, también nos preocupamos que se ajustara a las bases y que la obra pudiese adaptarse a los distintos lugares donde nosotros queremos que esté, que son más de 55 acá en la región, para que quede este hito instalado y  la comunidad reconozca que estos son los sitios de memoria en donde nuestros compatriotas, chilenas y chilenos, y gente de nuestra región particularmente, sufrió tortura,  prisión política y el dolor de la dictadura” puntualizó Nélida Pozo, Directora del Consejo de la Cultura y las Artes, región de Valparaíso.

Sin duda, este era un sentido anhelo de las agrupaciones de derechos humanos de la región, al respecto Alicia Zuñiga, Presidenta de la Agrupación de derechos Humanos de Valparaíso y Presidenta del Colectivo de ex Presas Políticas del Buen Pastor no ocultó su satisfacción y emoción por la resolución del concurso.

Para nosotros ha sido un proceso largo de más de 3 años y muy importante y simbólico este momento pues significa cristalizar un esfuerzo que se ha venido haciendo de las organizaciones, con el Parque Cultural, con el Consejo de la Cultura y las Artes, fundamentalmente, para lograr tener los recursos necesarios para poner en acción este proyecto que es la Ruta de la Memoria en la región de Valparaíso, que para nosotros ha sido un sueño largamente acariciado, así que es realmente importante y emotivo este minuto, y de hoy decidir la obra ganadora para poder este año darle curso al proyecto” subrayó Alicia Zuñiga.

 

El concurso, las obras y los sitios de memoria

El concurso se abrió en diciembre de 2016 y se mantuvo abierto hasta el 28 de abril, en ese periodo llegaron 5 propuestas de las cuales la obra ganadora corresponde a la creación de Leandro Silva,  “Enredadera de la memoria”.

El jurado estuvo compuesto Alicia Zuñiga, representante de las Agrupaciones de Derechos Humanos de la  región de Valparaíso; Danilo Ahumada, Presidente del Colegio de Periodistas de la región de Valparaíso y representante de las Universidades de la región; Nélida Pozo, Directora del Consejo de la Cultura y las Artes región de Valparaíso; Jorge Coulon, Director del Parque Cultural de Valparaíso y el artista vinculado al trabajo Memoria y Derechos Humanos, Alfonso Ruiz.

El Director del Parque Cultural de Valparaíso, Jorge Coulon, miembro del jurado, señaló lo contradictorio que hubo en los nombres de las propuestas que apuntaban a olvido cuando justamente se buscaba lo contrario.

Nos llamó la atención que las piezas que tenían nombre, tenían nombre contradictorio con el concurso, en el sentido que todos tenían que ver con ausencia, amnesia, olvido. En realidad se contradecían con la obra misma que es precisamente lo contrario, es decir, el hecho mismo que estamos haciendo este concurso tiene que ver con que no hay olvido, no hay amnesia y la ausencia también la estamos relativizando con esto” subrayó Jorge Coulon, Director del Parque Cultural de Valparaíso.

El concurso fue una invitación abierta a participar en la creación de una obra de arte bidimensional que se transformará en el símbolo representativo de la Ruta de la Memoria de Valparaíso. Este símbolo debía contener en su propuesta creativa las ideas de “Verdad y Justicia” en el contexto de la violación de los derechos humanos del período 1973-1990.

Emplazamientos de la obra memorial

Isla Riesco, Colliguay

Conocido también como el Valle de Colliguay, fundo de propiedad de la familia Matte, ubicada en la comuna de Quilpué, fue uno de los centros de prisión política y tortura más conocidos de la Quinta Región.

Construido en 1973 con el trabajo forzado de más de 600 presos derivados desde el Buque Lebu, de la Academia Naval y el Cuartel Silva Palma, bajo el control del Servicio de Inteligencia Naval, fue desmantelado en 1974, producto de lo complejo de su acceso y por la difícil geografía del lugar.

Las Coimas, San Felipe

El día 11 de octubre de 1973, en el Sector de Las Coimas, provincia de San Felipe, se produjo el cruel asesinato de 6 militantes comunistas entre los que se encuentran: Mario Alvarado, Faruc Aguad, Wilfredo Sánchez, Artemio Pizarro, Pedro Araya y José Fierro, todos ellos provenientes de la comuna de Cabildo, provincia de Petorca.

La versión oficial estaba dirigida a la culpabilidad de las víctimas, ya que fueron acusadas de portar armamento y explosivos, también de agredir y huir de oficiales del ejército de la provincia de San Felipe, pero la falta de pruebas con respecto a los allanamientos de armas y explosivos decretó que fue uno de los asesinatos políticos más crueles y públicos de parte de la dictadura militar.

Liceo Nº 2 de Niñas, Valparaíso

Ubicado en una de las principales calles de Valparaíso, Avenida Brasil Nº 1901, esquina Calle Las Heras, el Liceo N° 2 de Niñas, hoy conocido como Liceo Matilde Brandau de Ross, fue uno de los tanto centros de detención e interrogatorio utilizados por el Servicio de Inteligencia Naval (SIN).

Desde el año 1973, el Liceo N° 2 de Niñas fue un espacio donde el SIN privó de libertad, interrogó, y derivó a prisioneros, muchos de ellos menores de edad, incluso algunas de ellas estudiantes del mismo establecimiento, a diferentes centros de tortura de la región.