El Museo a Cielo Abierto en la #Pincoya : muros, #arte , #memoria y población

El Museo a Cielo Abierto en la Pincoya, es un proyecto social de intervención muralista en las calles de la población. El objetivo principal es retratar la historia de la población con una mirada profunda de la realidad histórica popular por medio del arte mural.

El mural social tiene una historia importante en la población La Pincoya, ya que en los años de la dictadura cívico-militar expresaron los dolores más horribles. Desde las desapariciones y ejecuciones de sus pobladores, hasta murales de amor colectivo. De aquellos años, donde las conciencias de los pobladores pudieron ser tocadas por los colores sentimentales de obras realizadas por colectivos muralistas improvisados de pobladores, y por aquellos de estilos de la Brigada Ramona Parra, siempre tratando de amarrar los sueños que son de todos.

Los responsables de este proyecto cuentan a EBE ” Nuestro proyecto busca ser una actividad de compromiso social con la población,  reflejando las historias propias  desde el pueblo y para el pueblo. Buscamos enviar un mensaje de igualdad, soñando una sociedad más justa para nuestros pobladores, que sufrimos de la discriminación, la exclusión en la educación y la salud, el endeudamiento hasta para  alimentar a las familias, entre otros problemas. La realidad del Chile de abajo, de nuestros barrios. Los colores en los espacios de la población influyen en todos quienes pasan y ven un mensaje que busca cuestionar la realidad, para reactivar la neurona de la unidad y la lucha social, porque Chile es un país muy solidario, pero que está adormecido.”

Los murales que han realizado buscan estar relacionados a las históricas luchas populares: la Olla Común, Colonias Urbanas, Mujer Pobladora, Los Trabajadores, Los Niños, la Educación, Pueblo mapuche, etc. Murales que están enlazados con las demandas sociales históricas y actuales. “Para nosotros, el mural es una herramienta que busca la transformación social, al mismo tiempo que busca embellecer y poner alegría en lugares donde la desolación es más patente, para tocar el corazón de quien pueda cuestionar el mural, transformando las tristezas y penas de la población en rebeldía contra las políticas antisociales.”

En conversación con EBE también nos cuentan que “Es sabido que la población la Pincoya fue un lugar de organización subversiva en los tiempos de dictadura, planificándose en sus suelos el atentado fallido al dictador Pinochet. Por lo tanto, la población antes y ahora, tiene ansias de liberación, las cuales tienen más sentido cuando cada uno de sus habitantes se hace consciente de la profunda injusticia social que nos afecta en su mayoría.”

“Hoy el proyecto se ha transformado en un grupo innumerable de amigos, muralistas y graffiteros. Cada día son más los artistas urbanos en distintos rincones de Latinoamérica y Chile, que quieren aportar a la causa, haciendo un mural en la pobla. Esto nos inspira  más a romper  las fronteras en todos los aspectos, porque el sueño es grande y tiene sentido. Algunos de los artistas que hasta ahora han participado corresponden a creadores provenientes de diversos barrios latinoamericanos (Argentina, Colombia, Perú y Venezuela) y de nuestro Chile,  reconociéndonos como hermanos en una misma Latinoamérica subyugada a la maquinaria del capitalismo global, pero que está buscando su liberación.”