mié. Nov 21st, 2018

Una década y media con un discurso de Valparaíso #patrimonio ¿Y… ha cambiado algo?

Hace 15 años en las conversaciones se derrumbo lo borroso al mencionar patrimonio, sin embargo, aún es posible que el actor más ausente de la categoría de identidad cultural que recibe Valparaíso sea la ciudad misma. La mutación de los barrios guiada por elementos de mercado turístico o una “gestión” cultural en manos de una tecnocracia  que describe con asimetrías los fenómenos culturales terminan reduciendo a los habitantes del territorio porteño a una mudez.

Sin querer hacer una construcción crítica sobre las inexistencias camino para revertir la decadencia de su barrio histórico de Valparaíso y sin el plan de gestión que permita acometer esta tarea a la que Chile se comprometió, dicen los expertos, ante la Unesco,  al comunicar Valparaíso y Patrimonio mis énfasis están mucho más vinculados al territorio porteño y su identidad cultural y cómo se le permite contagiar a la conceptualización “patrimonial” en la perspectiva de desarrollo de la forma de vida de los habitantes. Las vecindades, los oficios tradicionales, los lugares de lenguajeo y los generadores de imaginaciones han quedado bajo un “ruido blanco” al interior de la comunicación sobre Patrimonio en el territorio Valparaíso, generando redes de exclusión al dejar bajo sistemas sociales expertos la “fronterización” de la identidad cultural porteña.

Hoy al observar observaciones sobre el patrimonio de Valparaíso las topografías más elevadas son aquellas  entran en comunicaciones sobre plan de gestión, uso del suelo, transporte y espacios públicos, rehabilitación de viviendas y edificios, entre otras de la misma tipología, quedando empantanadas en una imagen borrosa las voces de los habitantes. Esta emergencia de exclusión es la principal debilidad del ejercicio de los patrimonios en el territorio Valparaíso.

En otras palabras, Valparaíso debe lograr una homeostasis entre la pulsión de la industria turística y de los sistemas sociales expertos en cultura frente a las conversiones que surgen de lo barrial para hacer una síntesis que articule el patrimonio como una dimensión viva de la ciudad.

EL AUTOR ES ESTUDIANTE DE TRABAJO SOCIAL
Print Friendly, PDF & Email

Estudiante de Trabajo Social, pintor digital y viajero de vario mundos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *