BARROCO AUSTRAL junio 3, 2018

Parece está comenzando a ser una construcción de normalidad que cuando hay un desarrollo de evento a nivel supraurbano, en lo nacional, veamos a los museos con flujos de visitantes sobre los indicadores comunes.

Pero qué nos quiere decir esto…

En un nivel menos profundo prácticamente constituye un hecho social extraordinario las puertas de los museos se abran sin restricciones para todos, sin embargo lo problemático es que  el año entero están abiertos para todos… ¿Entonces qué acontece, por qué una visita en un día normal convoca mucho menos que la jornada  decretada como puertas abiertas?

En medio de la individualidad del sistema de consumo, aún necesitamos el baño de manada admirando los tótem primigenios.  Quizá a pesar de todas nuestras raigambres técnicas necesitamos buscar la forma de ser complementos en esa sensación/experiencia de estar frente “al consejo de ancianos” para definir que tipos de iniciación debemos cumplir para seguir en distinción sistema-sociedad.

En medio de la individualidad del sistema de consumo, aún necesitamos el baño de manada admirando los tótem primigenios Clic para tuitear

Al fin y al cabo, visitar los museos en una forma muy elaborada de darle un tinte a nuestros pelajes para hacerlos indistinguibles del colectivo.

En síntesis,  visitar museos en el día designado para ello es la búsqueda para retomar el sistema de llamadas que nos fusiona con los iguales.

EL AUTOR ES ESTUDIANTE DE TRABAJO SOCIAL.
print
Creative Commons License
This work by BARROCO AUSTRAL. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 Internacional

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *